Our social:

martes, 31 de enero de 2017

La mejor canción de la mejor década

Hoy os propongo una canción, de una de mis superbandas. Y tal vez, la mejor canción de la década.


No. No exagero. Se trata de Starless, un tema de poco más de doce minutos que cerraba el álbum Red (1974), séptimo disco de estudio de King Crimson. Este trabajo supuso el final de la primera etapa de la banda, que en los ochenta se reinventaron y en los noventa se fraKctalizaron [sic]. La melodía y letra original fueron escritas por John Wetton, bajista y vocalista de la banda, para ser incluida en el anterior disco, Starless and Bible Black (1974), pero no terminaba de convencer a los demás miembros del grupo. Finalmente, tras modificar la letra, añadírsele una sección instrumental (genial) de Bill Bruford, y el toque final de Robert Fripp en los arreglos, el tema quedó así:


Starless

Sundown dazzling day
Gold through my eyes
But my eyes, turned within, only see
Starless and Bible black

Old friend charity
Cruel twisted smile
And the smile signals emptiness for me
Starless and Bible black

Ice blue silver sky
Fades into grey
To a grey hope that, oh, yearns to be
Starless and Bible black

Sin estrellas


Puesta de sol, día deslumbrante
Oro a través de mis ojos
Pero mis ojos, vueltos hacia dentro, sólo ven
Una Biblia negra y sin estrellas

Caridad, vieja amiga,
Cruel y retorcida sonrisa
Y la sonrisa indica el vacío para mí
Una Biblia negra y sin estrellas

Azul hielo, cielo de plata
Volviéndose gris
A una esperanza gris que, ay, anhela ser
una Biblia negra y sin estrellas



Cualquier sugerencia que ayude a mejorar la traducción de la canción será bien recibida.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada